Viva el postureo

Viva el postureo - Preludio


Este artículo viene escrito por gente de la generación de Internet, del trap y de la crisis. Combate la sobre-información reinante y generadora de caos informativo reduciendo (en lo posible) al mínimo la expresión comunicativa (por ello prescinde de Abstract o Introducción), y dando por donde ampliar información a base de hipervínculos a quien quiera, deba o pueda hacerlo (no siempre se incluirá más info que una foto o vídeo, usa Google Reverse Image Search si no pillas la referencia). Si tenemos a un click la mayor biblioteca de contenidos de todo tipo de la Historia de la humanidad mejor aprovecharla, ¿no? Apostamos a que si quienes diseñaron el sistema APA hubieran tenido hiperenlaces los artículos académicos tendrían citas más simples y de mayor utilidad ;) Nos disculpamos por adelantado si eso genera un estilo un tanto inclasificable, pero es que nadie se ha dedicado aún a organizar cómo se hace esto de escribir menos y citar distinto.



Viva el postureo


Vivimos en la época de los filtros; del Nude&Tiffany; de la sobre-saturación (metafórica y literal) de fotos y paisajes; de las herramientas de edición de foto y vídeo en tu bolsillo más potentes que las que soñaran los profesionales hace 20 años; de ponernos ‘Vogue’ sobre el jeto y de posar como profesionales de la moda (mete barriga, saca pecho, ponte rect@, cara de interesante, flash, sonido de obturador) para l@s 4 gat@s que nos siguen.

Curiosa, paradójicamente, esta es también la época del ‘no filters needed’, del ‘tod@s somos bell@s’, del ‘no lo hago para gustarte a ti, lo hago para gustarme a mí mism@’ (JA), de las fotos aparentemente robadas (Venga, va, no te lo crees ni tú). La época del postureo es (WTF) la época de la pretendida autenticidad a ultranza, del fck influencers, del antipostureo, de frases altisonantes y pretenciosamente profundas, del ‘We are a sad generation with happy pictures’ y de gente que va de que le suda la p**** lo que nadie piense.

Es curioso el animal humano, único capaz de rajar tan descaradamente de lo que él/ella mism@ hace día sí y día también - Sí, tú también, no nos engañas: No te engañes a ti-. Pues claro que tú lo haces para gustarme, para gustarles, para gustarnos a l@s demás; pues claro que yo lo hago para gustarte, para gustarles, para gustaros a l@s demás… Porque gustar (o saber que puedes gustar) a l@s demás es la única manera de poder gustarte y guiarte a ti mism@. Porque medirse en relación a otr@s es lo que nos hace humanos.

Puede no molarte, pero así es, ha sido y será desde que Aristóteles (e incluso antes…) hace ya 2000 y pico años definiera al ser humano, ante todo, como zoon politikon’ o ‘el animal social’. Por independiente y auto-construid@ que quieras pensarte, e incluso si prescindieras de toda valoración externa a partir de cierto momento de tu vida, todos tus marcos mentales, tus sueños, tus conceptos del ‘bien’ y del ‘mal’, han sido (y serán) siempre creados por otros seres humanos, para otros seres humanos, o en base y comparación a otros seres humanos. Quien te lo niegue o miente, o está loco (y no sé cuál de las opciones es peor [emoji sweat smile]), o quiere venderte un curso de coaching y superación personal donde (oh, vaya, qué curioso) otros seres humanos te dirán que eres únic@ e irremplazable y que no debes dejarte influir por ninguna opinión externa… ¿Ves la paradoja o te tengo que contar yo el chiste?


Este señor podría ser hoy tu abuelo


Hay cierto halo de romanticismo, no seré yo quien lo niegue, en negar toda influencia a l@s demás en un@ mism@: Nada disfruta tanto un ser humano como ser un enfant terrible, nadar contracorriente, alzar el dedo del medio contra el establishment, las normas y lo-que-te-han-dicho-que-debías-hacer; ¡¡es todo un trend!! ¡Joder, si hasta C. Tangana dejó de hacer trap o reggaetón y meter culos a destajo por sus vídeos para meterse a hacer un bolero y dejar a los de OT flipando y elaborar vídeos con 6978 referencias a la Historia del Arte! Es cool negar no solo a tus mayores, si no también a tus iguales, seguir haciendo rap old school en 2020, ser el maldito o la maldita de tu promo, alabar el frikismo o tatuarse hasta la cara y negar, de ese o cualquier otro modo, los cánones de belleza y de vida normativos en tu tiempo. Nada malo, y mucho de interesante, en ello. Pero un spoiler: No es ahora, que la anti-moda está de moda (¡la conquista de las pasarelas por la calle! que se decía cuando nació toda esta movida del streetwear o como c*** se llame ahora); es un trend que viene siéndolo desde que el mundo es mundo. Joder, tío, que lo hacía tu hermano mayor si no (y también si) era de estos y lo hacían hasta tus padres, loco. Y ocurre permanentemente porque el antipostureo, lo siento chic@s, es una forma de postureo.


“La juventud de hoy ama el lujo. Es maleducada, desprecia a la autoridad, no respeta a sus mayores y vaguea más que trabajar. Los jóvenes ya no se ponen en pie cuando entran mayores al cuarto. Contradicen a sus padres, fanfarronean en público, devoran la comida en la mesa y tiranizan a sus maestros” - Sócrates, 470-399 A.C., claramente hablando de Yvng Beef

Icono underground 2019


Ante esa tiranía intelectual y vital, que nos obliga a fingir que nos importa un cuerno la opinión de nadie (lo que reitero: no es más que una forma de mostrar fortaleza de carácter… Una de las cualidades más apreciadas por el ser humano en otras personas desde que el mundo es mundo) mientras subimos 50 stories por semana; y ante personas con miles, decenas de miles, centenares de miles de seguidores, que luego parecen afirmar estar en las Redes Sociales solo para que l@s vean sus amig@s o para ‘expresarse para sí mism@s’ (¿? ¿para eso no están los diarios?), que ‘renuncian’ al postureo o al marketing o que venden su éxito como ‘casualidad’ (como si ser 100% auténtic@ de verdad, no como tod@s es@s, fuera un acto de virtuosismo y bondad máximas que fuera recompensado por la divinidad o alguna fuerza cósmica); hay una única postura intelectualmente seria y honesta, que lo es precisamente por incómoda y que por eso mismo estás sintiendo dentro tuyo es cierta: Pues claro que hacemos postureo, a saco de postureo; pues claro que subimos las mejores fotos; pues claro que hay una estrategia y que mostramos solamente las cosas de las que nos sentimos orgullos@s y no las que no. El postureo es bueno, el postureo es humano, ¡¡viva el postureo!!


Porque en el fondo el postureo (eso que parece una creación moderna) es solo eso: Dar nuestra mejor cara a l@s demás, mostrarnos como queremos que nos vean. Y eso, gente, no os engañen, existe desde que el mundo es mundo y no nos hace terribles personas por hacerlo. De hecho, nos hace mejores: Postureo es dar los buenos días, presentarte a las entrevistas de trabajo presentable, no ir borrach@ a la uni o a tu curro, dejarle tu cama para dormir a un/a colega o invitad@ si no hay más. Postureo son los anillos para proponerte a tu novio o a tu novia, por postureo eres educad@ en el grado en que lo seas. El postureo es tu deseo de querer parecer una persona mejor de lo que eres. Pero es que si deseas parecerlo es porque deseas serlo. El postureo es constante llamada a la automejora, el postureo es civilización.


La gente hoy en día solo se hace fotos con su mejor look, no como antes que claramente las hacían en pijama.


Yo doy gracias al postureo y a la presión social: Por ellos, con 18 años y pesando 45 kg para mi metro setenta y algo, por esa vergonzosa comparación con mis iguales, fue que pensé por primera vez que tenía un problema. Han seguido 7 años (¡¡7!!) de dietas rigurosas y ejercicio habitual para subir a solo 65kg… ¡Joder, ojalá hubiera escuchado antes! Por el ‘postureo’ de pensar ‘parece que no es normal toser como un moribundo cada pocos minutos’ dejé de fumar (ahora vapeo, nadie es perfecto). Por el ‘postureo’ de querer una casa, un sueldo, una vida propia solvente en condiciones me metí a Derecho, y por el ‘postureo’ de sentirme útil al mundo montamos Jóvenes Juristas. El postureo es civilización. El postureo es lo que nos empuja a tod@s hacia arriba.


Es como oigo ‘es que hay gente que solamente ayuda a ONGs para sentirse mejor’, que dices ¿y por qué otro motivo se supone que deberían hacerlo? ¡Coño, me alegro que les haga sentirse mejor ayudar en lugar de ir a bombardearles, significa que son personas como Dios manda!


Y claro que eso tiene aspectos negativos: La excesiva presión por motivos estéticos, el body-shaming, ‘los hombres no lloran’, las frustraciones en la adolescencia (cuando sinceramente la presión social se pasa mucho de madre) y los disgustos de no poder estar a la altura de las expectativas del mundo. No es un sistema perfecto (nada humano lo es). Pero es la presión social la que ha cambiado el mundo a un lugar mejor para las mujeres de 100, 50, ¡incluso 20 años a esta parte!!; es la presión social de esa mayoría que existe de gente decente la que hace que el Occidente de hoy sea irreconocible para el colectivo LGTBI en comparación al de hace un siglo, medio siglo, un par de décadas (y lo que queda por hacer, no digo que no). Es la presión social la que nos hace tener sistemas de solidaridad con l@s que menos tienen, o de previsión social para quienes lo necesit@n, la que justifica el paro, las jubilaciones, la que explica que no estampemos bebés con malformaciones contra el suelo desde la Roca Tarpeya como los espartanos de 300. Porque querer parecer mejores nos hace querer ser mejores. Y de querer a serlo solamente van 100.000 pasos que estarás dispuest@ a dar. Y puede que nunca llegues (es más: es probable que nunca llegues) a ser la persona que te gustaría pensar y te gustarían que pensaran que eres… Pero en ese camino vas a construir a un ser humano mejor cada día.

Así que nunca más vuelvas a rallarte por si haces las cosas por tí o por l@s demás, a dejar que la gente que va de auténtica te avergüence por hacer postureo, por ir de guay, subir vídeos de tus vacaciones y eventos o por pretender algo tan natural como molarle al resto de la humanidad. Quien te diga que hace algo en este mundo (y especialmente en las Redes Sociales) solo por sí mism@ y para sí mism@ miente o se engaña; y en ese pretendido virtuosismo suele haber tanto o más que ocultar que en quien reconoce mostrar de sí solo lo que le gusta. Porque si quien dice que se la suda lo que nadie piense no miente ni se engaña, de veras, mejor que salgáis corriendo. Porque, ¿sabéis a quienes no les importa nada de nada, de verdad, la opinión de otros seres humanos; l@s únic@s que pueden decirlo sin mentir? A l@s sociópatas. Hay hasta una novela bastante entretenida sobre ello.


Si no está loco entonces, simplemente y como diría Wilde


La [su, en este caso] naturalidad no es si no la más artificiosa de las poses”.

Así que (probablemente es la primera vez que te dicen esto en tu vida): GRACIAS por hacer postureo. Haces del mundo un lugar un poco más bonito. Y un mundo más bonito es, probablemente, un mundo un poquito mejor.


Nulla ethica sine aesthetica;





Héctor Cuenca Soriano x Andrea Mendiola, 10 de Septiembre de 2020

141 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo